Tratándose de viajes, los encantos que un destino turístico pueda ofrecer varían según los gustos de cada quien, – si para algunos prima la modernidad, otros prefieren algo de historia y mientras algunos se emocionan con ciudades cosmopolitas otros aprecian la quietud de un lugar remoto y paradisíaco.

Cualquiera sea la preferencia y sin sonar demasiado patriota, no necesito recorrer el mundo entero para saber que Cartagena es un destino único,  memorable y con mucho por ofrecer tanto para aventureros como para amantes de lo exquisito. Nada como recorrer sus pintorescas callejuelas llenas de nostalgia y romance o disfrutar de cálidas noches con una vista marina sobre la muralla…

Una ciudad con dicotomía de ambientes – en donde lo moderno y lo antiguo, coexisten aportando un especial y distintivo carácter; pero en lo personal y como muchos otros encuentro en la ciudad amurallada el encanto y embrujo de antaño. Siempre me siento transportada a otra era, al caer la noche y escuchar el galopar de los caballos de coche sobre las calles empedradas, y los ecos de quienes allí tertulian entre coloridas casonas de balcones bellamente ornamentados.

Si han visto mi Instagram recientemente habrán notado que estoy de paso en mi país y desde luego tenía entre mis planes una merecida una visita a Cartagena después de tanto tiempo fuera, siendo mi morada duranate esta corta pero memorable estadía el Hotel Noi 1860, – una gema en pleno Centro Histórico!

Con vista al mar y a unos pasos de la emblemática muralla, el Hotel Noi 1860 es un recinto de apacible confort y lujo, conservando la característica arquitectura colonial que tanto apasiona a propios y visitantes; íntimo, sin el bullicio de un hotel convencional,  hace sentir como en casa a todo aquel que lo visite.

En Cartagena es sencillo desplazarse hacia los sitios de interés ubicados en el centro histórico, pero la locación del Hotel Noi 1860 es un plus, si se trata de contemplar los sitios mas representativos y las románticas callejuelas,  que combinan tradicion y un ambiente hip gracias a las tiendas y acogedores restaurantes.

Por si fuera poco, desde su terraza puede contemplarse un hermoso atardecer con vista al mar y a la moderna Boca Grande, pero sobretodo es una plácida morada que da la sensación de haber llegado a casa lejos de casa, gracias a sus espacios acogdores que promueven la calma y relajación y al profesionalismo de su staff que trata a sus huéspedes como reyes!

Dotado con interiores que evocan el estilo de vida Caribe y realzados con una sofisticada estética contemporánea, el hotel ha sido remodelado sin vulnerar el encanto inherente de su estructura colonial.

El Restaurante

Para desayunos, almuerzos o cenas, el restaurante ubicado en el primer piso es un íntimo recinto de encuentro para deleitarse con las delicias de la gastronomía local, ornamentado con plantas tropicales en cascadas  y en el cual se disfruta un ambiente de quietud y de la armoniosa acústica de la fontana.

Las habitaciones

Además de la exquisita ambientación tropical, las habitaciones del hotel están equipadas con todo lo necesario para querer quedarse, – pero la comodidad de un closet amplio es un plus para mí, asimismo la suave y sosegada paleta que invita a un profundo descanso y los placenteros baños estilo spa. Ah y olvidaba mencionar que el wifi es gratis!

Durante mi experiencia con el Hotel Noi,  también tuve el placer conocer la Grand Suite, que pueden apreciar en mas detalle en mis Instastories destacadas. Con 50 metros cuadrados decorados con exquisitos detalles y mobiliario sumados a un generoso balcón desde el cual se puede apreciar el fuerte del Castillo de San Felipe y una idílica vista al mar, esta suite es todo un sueño Cartagenero

Rooftop

Pero sin lugar a dudas uno de los puntos mas atractivos del Hotel Noi 1860 es la terraza ubicada en el cuarto piso – ya sea para desayunar con vista al mar, relajarse en la piscina o departir en el bar, ofrece una hermosa panorámica de Bocagrande, y es perfecta para contemplar el mas hermoso atardecer cartagenero !

Definitivamente un lugar para volver!

En colaboración con Hotel Noi 1860

Comments

comments